jueves, 9 de febrero de 2012

Pimball casero

En este momento nos encontramos en un punto en el que queremos desintoxicarnos de tanto consumismo, así que la idea es divertirse y jugar "haciendo". Gracias a unos amigos pudimos comenzar el proyecto pimball en el que mi hijo crease el suyo propio, como cuando yo era pequeña y los niños de mi barrio lo hacían. 


Tras marcar lo que será el contorno del recorrido, se procede a ir clavando los clavos necesarios para que las gomas queden sujetas, eso evitará que la bola se salga de nuestro pimball, o al menos esa es la intención.


En su caso concreto prefiere empezar por las esquinas, para ir posteriormente añadiendo los clavos necesarios para cubrir todos los laterales.

El momento más complejo ha sido la colocación de las pinzas a modo de flippers, hizo algo básico, llenarlo todo de gomas para tensarlos, no es demasiado estético pero al menos es funcional.


 Prosigue con el diseño, sigue un pequeño plano que se ha realizado con anterioridad, aunque las posibilidades para modificar el pimball son infinitas.


 Este es el diseño básico con el que comienza, pero creo que más que jugar al pimball lo que realmente le apasiona es el proceso de creación, así que hemos acabado con algo que parece más un cuadro abstracto para colgar en la pared que lo que realmente debería de ser. Lo mejor, ha llegado a la conclusión de que tanto diseño impide que la bola se mueva libremente, así que ha quitado varias gomas y el resultado ha sido este. Pero seguro que no es la última modificación que hace. Eso o proporcionarle otra madera para que siga creando sus propios juguetes. Esto último es lo que ha ganado.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario