jueves, 1 de marzo de 2012

Física, tirolinas para tazas

Día de física, mi hijo y sus experimentos, pues de esta guisa está el baño. Aprovechando la cuerda del estor ha ideado una tirolina para tazas. Pero tuvo su trabajo, porque hasta que la cuerda no quedó bien tensada, agarrada al mango de la puerta, no tuvo aquello la velocidad adecuada.



Y es que ha visto que si la cuerda estaba floja, la taza se quedaba a medio camino. Mientras que cuando la dejó bien estirada, la taza llegaba perfectamente a la puerta. El mayor trabajo fue afianzar bien la cuerda a la puerta, con nudos que le permitiesen ir tensando según lo iba necesitando, y que no se desataran.




 Al final lo logró.  Realizó varias pruebas con la taza vacía, y otras tantas metiendo alguna que otra piedra en la taza. No se a la conclusión que ha llegado en torno al peso de la taza y su velocidad de bajada, lo que tiene claro es que si no está suficientemente inclinado y tenso, la taza no llega al final.



video

No hay comentarios:

Publicar un comentario